Es de bien nacido ser agradecido

Bien, nacimiento y agradecimiento son palabras que adquieren una fuerza especial estos días, y este año de manera aún más especial para toda la Familia Dominicana en España.

Bula "Religiosam Vitam" del Papa Honorio III, fechada en Roma el día 22 de diciembre de 1216 por la que se confirmó la Orden de Predicadores
Bula “Religiosam Vitam” del Papa Honorio III, fechada en Roma el día 22 de diciembre de 1216 por la que se confirmó la Orden de Predicadores.

Próximas las fechas de la celebración de la Navidad, los dominicos de todo el mundo celebramos, el 22 de diciembre, la aprobación de la Orden de Predicadores por medio de la bula Religiosam Vitam del Papa Honorio III. El cumpleaños de la Orden apunta al nacimiento más importante de todos, el de Jesucristo, Dios hecho hombre.

El misterio de la Encarnación está en el corazón de nuestra fe y marca profundamente la espiritualidad dominicana. Santo Domingo siente la urgencia de predicar al descubrir la existencia de grupos espirituales en el sur de Francia que dicen que vivir el genuino Evangelio conlleva negar la realidad de la Encarnación. La distorsión del mensaje cristiano era de tal magnitud que Santo Domingo no podía sino compadecerse de aquellas gentes. Su desorientación les arrastraba a las antípodas de la Buena Noticia: la creencia en un Dios que despreciaba nuestra humanidad les deshumanizaba. Es inevitable: no tomarse en serio la Encarnación supone no tomarse en serio al ser humano.

La celebración de la Navidad está también, por ello, en el corazón del significado que tiene para nosotros la celebración del nacimiento de la Orden. No se trata tan sólo de proximidad en el calendario. Santo Domingo y su Orden predican esta Palabra encarnada y acostada en un pesebre. Pues bien, para la predicación dominicana un lugar y una fecha fueron decisivas: Segovia en torno a la Navidad -de nuevo- de 1218.

Estamos a un año del VIII centenario de la visita de Santo Domingo a la ciudad de Segovia, a la que acudió a predicar e impulsar la fundación del convento de frailes que se convertiría en la primera presencia de la Orden en España. Tanto para el Santo como para la ciudad no fue un encuentro cualquiera. Pasados dos años de su estancia en Segovia, Santo Domingo solicitó otra vez al Papa Honorio III una nueva bula, esta vez para hacer llegar su agradecimiento a la ciudad por el trato otorgado tanto a él como a sus frailes.

Agradecidos por el inefable bien que Dios nos ha regalado haciéndose uno como nosotros, agradecidos por el carisma de la predicación que hemos recibido, agradecidos por aquellos días de 1218… le pedimos a Dios que la conmemoración de aquella visita que ahora estamos celebrando sea para nosotros, como lo fue para Domingo y para los segovianos, un tiempo de gracia.

 

 

Ignacio Antón Boix OP
Fraternidad Laical de Santo Domingo “Nuestra Señora de Atocha”

La familia dominicana inicia las celebraciones del VIII centenario del paso de Santo Domingo por Segovia

El sábado 2 de diciembre, la iglesia del monasterio de Santo Domingo el Real, de las dominicas contemplativas de Segovia, acogió el inicio de las celebraciones del VIII centenario del paso del fundador de la Orden de Predicadores por la ciudad castellanoleonesa, donde fundó el primer convento de dominicos en España.

El acto inaugural consistió en una eucaristía que fue concelebrada por el obispo de Segovia, monseñor César Franco Martínez; por el prior de los dominicos de la Provincia de Hispania, fray Jesús Díaz Sariego, y por otros sacerdotes pertenecientes a la Orden de Predicadores y a la diócesis de Segovia.

A la misa asistieron, aparte de la comunidad de dominicas, amigos y allegados al monasterio, hermanas y hermanos de la fraternidad de laicos dominicos de Segovia y miembros de la Familia Dominica provenientes de otras ciudades cercanas.

Don César Franco inició su homilía señalando la especial coincidencia entre el comienzo del Adviento con el inicio de la celebración del VIII centenario de la llegada de Santo Domingo a Segovia. Ambos hechos, indicó, “nos hablan de la venida de Dios al mundo”.

Centrado en la figura de Santo Domingo, el obispo de Segovia describió como este había sido enriquecido con dones tales como su familia, su formación en Palencia y su vida de canónigo en Osma. Un enriquecimiento, apuntaba, del que fue consciente por su vida en comunión con Cristo y que le aportó la sensibilidad necesaria para poner todos sus talentos al servicio de los hombres y la búsqueda de su salvación.

Don César relacionó la experiencia vital de santo Domingo con el llamamiento actual, que hace el papa Francisco, a los cristianos de hoy en día, a ser coherentes y dar testimonio de vida evangélica, en la convicción de que el mundo solo retornará a Cristo con el testimonio y la coherencia de su pueblo.

La eucaristía finalizó con la lectura, por parte del provincial de los dominicos, de la bula que, en marzo de 1220, el papa Honorio III dedicó a los ciudadanos de Segovia en agradecimiento de las atenciones que prestaron a santo Domingo.

Esta celebración es el inicio de una serie de actividades conmemorativas que se desarrollarán desde ahora hasta la clausura del centenario, por parte de fray Bruno Cadoré, O.P., maestro general de la Orden de Predicadores, en enero de 2019. Los actos pretenden dar a conocer la figura y la talla humana y espiritual de Domingo de Guzmán.

Eucaristía inicio VIII centenario del paso de Santo Domingo por Segovia